Nuestro Ciclo Menstrual y Lunar

Nuestro Ciclo Menstrual y Lunar

Por: María Camila Bucheli


¿Cuántas de nosotras no peleamos todos los meses con nuestro ciclo menstrual?


Con nuestra naturaleza, con esa menstruación que nos hace poner la vida patas arriba y que, en muchas ocasiones (por no decir casi siempre) no sabemos ni lo que sentimos, queremos o pensamos... Saber que al final toda esta montaña rusa es absolutamente normal y que nos marca el inicio de una nueva etapa de crecimiento, de creación y de descubrir el poder único de transformación femenino. Porqué si bien, muchas no conocemos cómo entendernos, cómo aprender a amarnos en cada una de estas fases; dónde tenemos luces y sombras, dónde la hormona nos puede hacer sentir la más diva o hasta llegar a no querer levantarnos de la cama. Esa es la parte interesante de este conocimiento y descubrimiento que mes a mes deberíamos tener las mujeres, porque sencillamente SOMOS CÍCLICAS, ¡sí!... somos mujeres cíclicas. Entonces cuando todo esto sucede es que no sabemos por dónde empezar, sentimos que estamos perdidas y que no podremos llevarlo con la sabiduría natural que pretendemos tenga este tema.


Y es aquí, donde con nuestra primera “regla” entramos en una etapa de reconocimiento y de crear una nueva versión porque sencillamente dimos un gran salto, con un grito de susto, miedo, incertidumbre y tal vez vergüenza, que nos hemos convertido en mujeres. Y ¿qué significa eso? Más preguntas sin resolver... Así que vamos paso a paso definiéndonos como mujeres y entendiendo nuestra naturaleza y que, dentro de ella tenemos nuestras fases del ciclo. Es por eso que decimos SOMOS CÍCLICAS, porque como “la luna” nuestro ciclo también es de 4 fases, cada uno de ellos acompañados de emociones, estados de ánimo, sentimientos y pensamientos que nos llevan a determinar en qué cómo enfrentamos la vida durante este tiempo.


Siendo así, es preciso que para iniciar este camino normalicemos nuestra menstruación y cómo la asumimos. Es importante que empecemos desde nosotras mismas a cambiar este “tabú” del cuál poco o nada se habla en una sociedad, siendo uno de los temas más importantes que deberíamos tratar para poder orientar a esas niñas que se encuentran descubriendo esa nueva faceta, ese nuevo integrante de su vida, la menstruación. Sintámonos tranquilas y orgullosas de poder llevar nuestro ciclo con sus altos y bajos, porque esta es una manera de decir “¡estamos sanas!”. Reconozcamos ese poder de cambio, de evolución que podemos llevar mes a mes y que, en muchos aspectos de nuestra vida, es un aliado increíble (...ya entenderán de qué les hablo).


Empecemos a aterrizar esta información de las fases del ciclo para que podamos encontrar la sincronía perfecta en nuestra vida. Nuestro ciclo tiene 4 fases, menstruación, post menstruación (fase folicular) – ovulación –– pre menstruación (fase lútea), en cada una de ellas nuestro cuerpo cambiará, sentiremos cosas diferentes y tendremos tal vez algunas necesidades diferentes.


Entonces, ¿por qué se dice que tenemos relación con la luna? Porque ella también tiene 4 fases, luna nueva – luna creciente – luna llena – luna menguante.


Con todo esto, analizamos y relacionamos estos cambios de fase para identificar y accionar lo que necesitamos durante estos días. Nuestra menstruación, la primera fase de nuestro ciclo donde tenemos nuestro sangrado y donde la luna nueva, de renovación, de conexión máxima con nosotras y donde podemos liberarnos, limpiarnos o sacar de nuestra vida esos elementos que sentimos ya no van con nosotras y para ayudarnos con este proceso, nuestra poción contiene los adaptógenos que tu cuerpo necesita para tener energía y reducir los síntomas propios de esta fase.


Después de esos días donde nos hemos sentido como en una montaña rusa, llega nuestra post menstruación (fase folicular) que está relacionada con la luna creciente; estamos como en un momento de expansión, mejor dicho, queremos comernos el mundo porque estamos regias, con toda la energía renovada, en nuestra poción tendrás los antioxidantes que nos ayudan a regular la actividad hormonal. Después de esta emoción, adrenalina, llega la ovulación; esa luna llena donde sentimos la energía para seguir nutriendo esos proyectos porque estamos productivas, listas para crear, ¡así que para esta fase también tenemos la poción ideal!, perfecta para que te sientas llena de vitalidad.


Y así transcurre nuestro mes, llegando al último paso de nuestro ciclo con nuestra pre menstruación (fase lútea), esa luna menguante que nos prepara para ese nuevo comienzo y donde nos podemos sentir con ganas de parar, de recargarnos porque hemos venido de un camino de limpiezas, renovaciones, proyecciones, creaciones y recargas de energía a nuestro máximo nivel para volver a empezar.


Así que queridas, es momento de que nos gocemos esta ciclicidad lunática que nos revoluciona la vida para darnos oportunidades de crecer y aprender de nosotras mismas, de ese poder que llevamos naturalmente. Disfrutemos cada fase, cada momento para que este proceso hermoso no se convierta en algo agobiante, desafiante (más de lo que podría llegar a ser) y, por el contrario, que sea armonioso, de conexión, de fluir. Por todo esto es que desde We Are queremos ser parte de tu camino en este andar natural y sincrónico con la naturaleza y nuestra feminidad, nuestros productos están diseñados para cada una de nuestras fases para que nos aporten lo que nuestro cuerpo necesita logrando el equilibrio y balance en cada una de ellas.